ALQUIMIA EMOCIONAL

image

Aprendamos a ser alquimistas emocionales, practiquemos el arte de aprovechar el poder de nuestras emociones más crudas y sentirlas plenamente. Algunas son expansivas y otras nos contraen. Debemos aprender a no juzgar y a no resistirnos  a nuestras emociones. Aquellas que nos contraen nos invitan a profundizar en el nucleo de nuestro interior para sentir, movernos y transformarnos. En nuestra vulnerabilidad nos ablandamos y a menudo nos volvemos más abiertas y receptivas.

A menudo juzgamos diferentes emociones como desagradables y evitamos experimentarlas. Las experiencias que no han sido expresadas o integradas poseen una fuerte  carga de energia emocional y mental que se manifiesta en el cuerpo en forma de tensión, resistencia y blindaje corporal. Esto crea bloqueos en el cuerpo físico.
Las emociones contenidas actúan como fuerzas de vida inhibidoras, literalmente bloquean la energía vital impidiéndole fluir hacia los órganos, deteriorandolos gradualmente dando lugar a enfermedades. No importa cómo intentemos comprender nuestras respuestas mentales y emocionales intelectualmente, es evidente que las emociones quedan almacenadas en nuestro  interior a nivel energético. Por lo tanto, es en el cuerpo donde debemos abordarlas.
El movimiento armónico de la danza, el sonido y la respiración son poderosas y efectivas herramientas para soltar y permitir que viejas emociones sean expresadas para dejarlas ir. Explorar el auténtico sonido mientras nos movemos es una forma de liberar la emoción fuera del cuerpo. Podemos usar nuestro verdadero sonido interno para hacer vibrar aquellos lugares de nuestro cuerpo que sostienen la tensión de nuestras emociones reprimidas. Hay una línea muy fina entre la expresión emocional que nos es sanadora y aquella que nos colapsa hacia el “pobre de mi”, el victimismo que solo parece menguar nuestra vibración y mantenernos atrapadas en el mismo ciclo. Esta práctica nos invita a explorar esa forma de relajación emocional que nos permite abrirnos, expandirnos y vaciarnos.

La sanacion emocional es como cavar un túnel entre engañosas emociones y falsas creencias e identidades, vamos cada vez más y más  profundo hasta llegar a esa capa central a la que llamamos emociones causales. Estas emociones causales están en el grupo de las grandes, como el abandono, la traición, la,separación, la desconfianza, el terror- todas ellas memorias emocionales de experiencias fundamentales en nuestra vida que apuntalan nuestros comportamientos contraídos. Permitirnos sentir esas emociones nos llevará a nuestras heridas de amor más profundas, aquellas que nos están nublando el acceso a la pureza de nuestra alma.

La alquimia emocional es el arte de la transmutación, transformar las más densas y oscuras emociones en luz dorada. El principal requisito para que se de la alquimia es el coraje de sentir las emociones que han estado atrapadas y la disposición  de dejarlas ir. Cuando  Prana-Shakti guía nuestra corriente de respiración, ella nos invita a sentir, a romper y a agitar el dolor del pasado. Nuestras emociones se asientan en nuestro cuerpo físico y también en nuestro cuerpo emocional, que se encuentra a unos 10 centímetros de nuestro cuerpo físico en nuestra aura. Para aquellas que son clarividentes y pueden ver nuestros cuerpos energéticos, nuestras emociones estancadas se muestran como gruesas nubes grises de lluvia revoloteando en nuestro cuerpo energético. Kinestesicamente se sienten pesadas y densas y cuando nos conectamos con Shakti podemos trasladar esas emociones del cuerpo emocional fuera del cuerpo espiritual a través de las distintas capas de nuestro campo energético.

Nuestro cuerpo espiritual está en los confines de nuestras puntas de los dedos, y mientras más luz permitimos en nuestro campo energético, más grande se hace. Aquellos que mantienen encendida la chispa de la espiritualidad tienen campos energéticos muy grandes. Una vez que has sentido y liberado la emoción, puedes elevar su huella fuera del cuerpo emocional y unir la falla energética en el sol central y núcleo de la tierra. Cuando esta conexión ocurra, sentirás una ondulación ecstatica en todo tu cuerpo sutil mientras tú energía se  realinea por si misma con el amor de la creación. Los que ven esto lo describen como una transmisión de luz dorada, incluso a veces ven esquemas de geometria sagrada superponiéndose a su energía y a sus cuerpos emocional y físico mientras se realinean con el campo energético universal.

Este es el tremendo poder de transformación a nivel del alma. Ello involucra descender a los más profundos rincones de nuestro cuerpo mental y encarar las sombras más oscuras. Ello supone expresar la más poderosa profundidad del dolor, la pena, la traicion, el miedo, la rabia, la soledad y el abandono. Cuando tenemos el coraje de enfrentarnos a nuestras sombras y sentimos lo que hemos estado negando previamente recibimos una increíble cantidad de energía de vuelta. Pasamos de ser humanos condicionados a estar en contacto con los impulsos vitales y la sabiduría de nuestro verdadero Ser. Vivimos la vida desde el apasionante lugar que nos conecta con nuestro verdadero propósito, con aquello que simplemente nos trae gozo.

¿Te atreves a probar? 😉

TExto extraído  del libro “Kundalini Dance, las claves evolutivas de la Alquimia Sagrada”, de Leyolah Antara

Traducido Por Harchanan Kaur, profesora de Kundalini Yoga y Shakti Dance.